26 junio 2007

“...porque ellos alcanzarán misericordia.”

Si uno es misericordioso con los demás, los demás lo serán con uno. No necesariamente lo serán las personas con las que uno es, sino otras en el trayecto de la vida. Nunca está de más hacer favores, ser “buena gente” o caer bien; todo eso sirve en algún momento. Todo regresa.

Eso sí, un acto de misericordia hecho bajo un pensamiento contrario al acto, es un hipocresía. Lo que realmente importa es que seamos mentalmente misericordiosos. Un reconocido pensador irlandés llamado Emmet Fox escribió uno vez: Las buenas acciones, si van acompañadas de pensamientos no bondadosos, son pura hipocresía, dictadas por el temor, o el deseo de vanagloria. Es decir, que si soy “buena gente” pero siempre espero retribución por ello entonces soy un falso.

1 Comments:

At 5:56 p. m., Blogger Beka said...

me recordo lo de banco de favores, cuando haces un favor, vas guardandolo en un banco y luego cuando necesites uno, te lo edvolverán no importa quien.

pasa.

Además esta lo de la siembra y la cosecha, si das recibes, si mueres tienes vida y todas esas parabolas biblicas que bien aplicadas pueden darte luz a tu vida.

Que felicidad que regresaste.

 

Publicar un comentario

<< Home