22 agosto 2007

Amor, amor, amor...

Me siento mal, por no poder amar como la otra persona quería que le amara. Pero claro, a veces no entendemos que todos somos diferentes y tenemos nuestra propia manera de hacer las cosas, decir las cosas y en resumen SER. El problema se arma cuando uno de los dos ya no lo soporta y decide romper. En ese momento, el dolor es inevitable, incluso, sentir cierta sensación de fracaso y hasta de desolación. Pero lo mejor es siempre reflexionar, aun en medio de lágrimas o ira. Hay que tener claras cuales fueron las equivocaciones cometidas que llevaron al rompimiento. Pero claro, esto no es fácil hacerlo en el momento de la crisis, y la crisis puede durar mucho o poco (todo depende de la autoestima de la persona).

Me siento mal y la otra persona también se siente mal. El único consuelo que encuentro es que las crisis nos ayudan a crecer como personas; y que esta crisis le servirá más al que más está sufriendo en estos momentos.

Etiquetas:

3 Comments:

At 6:04 p. m., Blogger Beka said...

!

I´m in shock!

El amor no debería doler... aah es que los humanos...

 
At 8:19 a. m., Blogger Beka said...

la recurrente dijo:

Es que no deberían existir formas de amar, el amor es un standar, un significado.

El amor no debe medirse ni probarse. Es. Nada más.

 
At 8:43 p. m., Blogger Samuel said...

El amor es una enfermedad, de la cual he padecido en mas de una ocasion.....
Es como una droga que nos hace alucinar, nos eleva a las nubes, nos da animo y energia para vivir, pero a veces es todo lo contrario... pura mierda.

 

Publicar un comentario

<< Home